2018/10/14

Vuelta en moto al Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara (Huesca)

   270 kilómetros en moto llenos de sentimiento y pasión, el pasado mes de agosto, visitando el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara en Huesca, tras tener pendiente esta ruta desde hacia mucho tiempo, y no por haber trabajado en su día como Gerente del espacio natural más grande de la Comunidad de Aragón, sino y muy especialmente, por honrar este espacio y sus gentes silenciosas, por la la atracción que desprenden estas tierras deshabitadas, con olor a un pasado e historia más esplendida, y paisajes y carreteras inigualables en el horizonte.
               
     



- Puertos: La Manzanera, Fuensanta (1.400m.), Ibirque (1.330m.), y de Serrablo (1.291m.). 
- Núcleos de interés: Nocito, Laguarta, Santa María de la Nuez, Colungo, Alquezar y ciudad de Huesca. 
- Espacios naturales: Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. 
- Autovía: 6%
Rutómetro Wikiloc

   Así, saliendo del municipio de Rasal -Comarca del Alto Gállego-, me pegué unas horas de moto, sintiendo esta tierra.

   Primero subí dejando atrás el Embalse de Arguis, hasta el antaño transitado Túnel de la Manzanera, circulando por su misterioso interior, y ya en el Valle de Nocito, entrar en la aldea de Belsué, donde mi espíritu aventurero y ruedas de tacos, me llaman para subir por pista con su dificultad, hasta el puerto de la Fuensanta, desde donde se contempla toda la Hoya de Huesca y el Embalse de Vadiello. Allí, compruebo que mi valiosa cámara, se ha roto y caído de las vibraciones, con lo que bajada es suave, hasta afortunadamente encontrarla.


   Nuevamente en Belsué, entro a ver la obra de arte moderno, cuando menos singular, a pie del Embalse. http://www.cdan.es/es/arte-y-naturaleza/alberto-carneiro/

   Allí, disfrutando del silencio, avanzo,parando en Nocito, y hasta Bara. Retrocedo allí, y subo a la sorprendente y espectacular Iglesia de San Úrbez, santo que en el 802 llegó al valle. Encima, tengo la fortuna que está abierta, y allí, en la nada, me encuentro un grupo de motoristas solitarios franceses, con los que departo.

 

   Retomo camino hacia el Valle de La Guarguera, girando a la derecha. Arriba, no me resisto, y subo hasta el mágico Dolmen de Ibirque, que vistas de la Sierra de Guara y el pre Pirineo, y me adentro por una pista forestal, que finalmente resulta ser un cortafuegos y me tengo que dar la vuelta.
Me adentro en otro valle excelso por sus paisajes y su silencio actual. El Valle de La Guarguera vertebrado por la A1604, carretera brutal para los amantes de carretereas viradas vividas con pausa.       Tras pasar el municipio que le da nombre, Laguarta, subo el puerto del Serrablo, abrazándome una tormenta veraniega y acompañado por ganado suelto y libre por el entorno.
                          

   Pasado el puerto, entro en mi querida Comarca de Sobrarbe, desviándome hacia la derecha destino El Pueyo de Morcat y hasta el cruce, de Arcusa, una carretera que evoca pasado con mucha vida y una atmósfera que envuelve y atrapa, divisando al fondo la Peña Montañesa y el Valle del Río Cinca, hasta abrazarse con la Sierra de Arbe y el Parque Natural de Guara. Que cerquita estamos en Las Bellostas de Bara, eje que esperemos por el devenir de la zona, esperemos se adecue al tránsito en vehículo en un futuro no muy lejano, previo a que todas las aldeas no tengan ya vida.

   En Arcusa, tomo la A2205, otras carretera discreta pero espectacular para la moto tranquila entre Boltaña y Colungo. Veo un poderoso atardecer que sobrevuela el corazón de esta ruta, Pico de Guara, para tras cuervear con pausa por las curvas entorno al Parque Cultural del Río Vero, llegar a Colungo, y detenerme en el municipio de Adahuesca.

   Allí, en la tienda de alimentación Las Abuelas de Sevil, y llegada la noche, su propietario me prepara un riquísimo bocata de jamón, y tras muchos años sin verle, me comenta como su esposa, infatigable emprendedora, había fallecido practicando un barranco. Mi reconocimiento a gente como ellos, que apostaron por un lugar, y le han dado mucha vida.

   Con la noche rota por rayos y tormentas, teniendo que descartar dormir al raso como era mi intención inicial, emprendo regreso tras pasar por Abiego, por la antigua N260, llegar a Huesca, y por la A123, desviarme en Arguis, y regresar al punto de inicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario