2013/11/05

Trail Cortalaviña – Tella – Ermitas Románicas - Cortalaviña

Rail 
            Pocas rutas y en apenas hora y media me pueden deparar tanta mezcla de sensaciones, todas ellas enriquecedoras como disfrutar de la montaña en total libertad, contemplar paisajes espectaculares, pasar por un cementerio donde tienes enterrado a dos abuelos, ver buitres sobrevolando el cielo en total armonía, recorrer saltando de piedra en piedra el último camino que mi abuelo Bienvenido hizo en ataúd un frío y nevoso 29 de diciembre de 1963, el mismo que hacía mi madre andando con 7 años para ir al colegio -10 kilómetros, que fenómena-,  disfrutar con el arte románico, envolverse de la magia y espiritualidad de la montaña de Tella, y sobre todo, llegar una vez mas al objetivo, a la meta, abrazar a mi hijo y almorzar dos huevos fritos del gallinero de mi abuela Rosa.
            Partimos de “mi” aldea de Cortalaviña, subiendo por la pista bien asfaltada hasta el vecino municipio de Tella. Subida exigente, con trote cadencioso, disfrutando. La primera parte se hace más dura, hasta el refugio de Santa María donde previa petición se puede dormir gratuitamente. Debajo dejamos las aldeas vecinas de Revilla, Arinzué, Lamiana –excelente sitio para comer-, etc. Seguimos subiendo, ganamos vistas hacía la montaña de Tella y tras pasar el dolmen megalítico, llegamos a Tella. Allí, a la izquierda, dejamos el interesante Centro de Interpretación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido -si tienes oportunidad, visítalo, buena gente te recibirán y aconsejaran-, rodeamos la sobria iglesia tomando el camino circular que nos lleva sin parar a visitar las tres ermitas románicas que espantaban antaño brujas y tormentas.
Recorrido bonito, vivo, muy bien señalizado, inmejorables vistas. Pasamos por las ermitas de S. Juan y Pablo, Virgen de la Peña –es el punto más alto con 1.407mtrs.- y Fajanillas en último lugar, para regresar nuevamente a Tella por su parte de trasera, donde hay una fuente por si se realiza en verano muy próxima a Casa Matías donde nació mi madre. Por la calle central avanzamos hasta virar hacia la derecha en el antiguo ayuntamiento.
Vista desde ermita de la Peña
              Salimos de Tella secundados por el ladrido de perros de caza para coger a unos escasos 100 metros el camino que baja hasta Cortalaviña. Este camino es pura adrenalina, muy runner -que diría un pijo ciudad- en todo su recorrido, con barrancos, vegetación, agua en invierno y piedras, muchas piedras que nos recuerdan permanentemente que estamos en el pirineo y somos privilegiados por zancada tras zancada disfrutar de este entorno. Cruzamos la pista que subimos y bajamos hasta Cortalaviña donde en su cumo (abrevadero para los urbanos) de agua podemos refrescarnos y beber.
Abrazo a mi hijo, mirada despectiva de mi abuela pensando que coñe hago corriendo por la montaña que tanto sacrificio le depara a ella y a por la sartén y ¡a comer los huevos con longaniza del país y agua fresca!.
            Datos técnicos recorrido:
·         Longitud: 9,31kms.
·         Desnivel: 576mtrs.
·         Tiempo: 1h 34´17”. Ritmo: 9:10min/km. Velocidad media: 6,54km/h.
·         Consejos: llevar bastones y agua suficiente. Se puede subir en zapatillas de raid.
·         Precaución: golpes de calor en verano. Atención a coches en pista de subida.
·         Enlace wikiloc Asensio M.: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5548994

No hay comentarios:

Publicar un comentario